El huésped insomne: una lectura polifónica de cortejo y epinicio de David Rosenmann-Taub

  • Camilo Retamales Universidad de Chile

Resumen

La música, en la reflexión estética romántica, tiene la capacidad para apelar directamente a los sentimientos (Schopenhauer) e introducir un elemento de disolución (un ejemplo es el éxtasis disolutivo que experimenta Nietzsche frente al Tristán e Isolda y que él llamará la experiencia de lo trágico): un modo de expresar otras regiones, más sutiles, de lo real, desde una especie de racionalidad aumentada, liberada de los determinantes referenciales –pseudo intelectuales– del signo, potenciada desde su estallido. Lo que expresa la música es inteligible sin que ello signifique “unívoco” sino, en todo caso, multívoco, líneas de sentido rizomáticas. Diremos que lo musical es ese elemento de nuestra intelección y de estos poemas, en tanto nivel de análisis, que se resiste a la determinación reduccionista de un signo anclado estrictamente a un referente o concepto, que subvierte el lenguaje mismo de la definición lógico-causal.
Palabras clave poesía, polifonía, discurso, alegoría, imagen de mundo
Compartir
Cómo citar
Retamales, C. (2012). El huésped insomne: una lectura polifónica de cortejo y epinicio de David Rosenmann-Taub. Revista Chilena de Literatura, (82). Consultado de https://revistas.uchile.cl/index.php/RCL/article/view/24880/45034
Sección
Notas
Publicado
2012-11-29