, . (1850). Contestó a este discurso el presbítero D. Pascual Solís Obando, miembro de la Facultad de Teolojía, en los términos siguientes. Anales de la Universidad de Chile, . doi:10.5354/0717-8883.2010.1970